Pecados capitales a través del viajero en México

angel-1284369

Las tentaciones son bonitas porque ponen a prueba nuestra convicción y objetivos, pero en el viaje independiente existen una serie de obstáculos con formas atractivas que pueden hacer que nuestro viaje por México no sea lo que esperamos alejándonos de las experiencias que realmente valen la pena como lo son conocer gente, lugares, costumbres, etc. Por ese motivo es importante reflexionar y estar alerta de esos “pecados capitales” que podemos cometer al planificar o deambular durante nuestro viaje por México.

hair-863698_1920

La soberbia
La soberbia, la arrogancia, la insolencia o el ser “muy especial”, puede provocar que te pierdas grandes expresiones de la cultura mexicana, porque para vivir México al máximo hay que ser humilde y estar dispuesto a experimentar la realidad con todos los sentidos. En pocas palabras tu soberbia puede privarte de probar comidas y bebidas exóticas o convivir con gente interesante a lo largo del país y también debido a la actitud soberbia de no querer salir de tu zona de confort podrías perderte de algunas actividades y destinos que en muchas ocasiones solo son conocidas por la gente de las regiones. Así que no dejes que tus aires de superioridad te invadan y sal a disfrutar del país con toda la intensión de vivir, no te arrepentirás y tendrás muchas experiencias para contar y recordar.

mexico-1311551_1920

La avaricia
Dicen los Tigres del Norte: “México en un gran país, y no hay forma de negarlo, pues lo han robado tres siglos y no se lo han acabado”. Siempre que deambules por México debes recordar que nuestras expresiones culturales como la comida, las artesanías, los sitios arqueológicos, las costumbres, etc., son parte del patrimonio que le estamos dejando a nuestros hijos, de tal manera que no se vale que destino al que llegues quieras aprovecharte de sus recursos ya sea regateando alguna artesanía indígena, llevándote flora o fauna endémica de la región, “embolsándote” piedras del sitio arqueológico o de plano maltratando los bienes locales. Tampoco se vale que el pensamiento avaricioso haga que te aproveches de la debilidad de algunas instituciones y promuevas algún acto de corrupción debido a las necesidades económicas del país.

friends-409403_1920

La envidia
La envidia está representada a en esta lista a través del deseo de no poder visitar los lugares que tus amigos o contactos ya han visitado previamente y que se dan el lujo de postear sus fotos a cada rato. Tú no lo dices, pero por dentro quisieras tener la oportunidad de estar ahí pero no lo has logrado por falta de tiempo o recursos. En México existen lugares para todos, sin embargo hay algunos destinos que son altamente solicitados y otros que representan estatus siendo estos los más envidiados, pero de nada sirve morir de la envidia, lo que hay que hacer es ponerse las pilas e intentar visitar otros lugares más originales, de esta forma nuestros viajes serán más representativos y no tendrán nada que ver con los viajes que tus amigos han posteado. Recuerda que los viajes son para uno (o para la familia), no para los demás, la envidia viajera se reduce cuando entendemos eso.

man-921004_1920

La ira
Es difícil imaginar a un viajero independiente que sea demasiado impaciente, recuerda que el viaje independiente (o de mochilero), no es un viaje de lujo donde vas a tener todo lo que quieras a la orden del día y aún si lo fuera hay que considerar que los viajes son para disfrutarse no para amargarse. México tiene una fuerte tradición anfitriona, pero también hay que aceptar que a veces algo puede salir mal en el hostal, la cafetería o el transporte y ya sea por culpa del prestador de servicios o por cuestiones ajenas. La posibilidad de que las cosas no salgan como las planeamos está implícita, así que recuerda no desquitarte con la recepcionista, el chofer o el cocinero, ponte en el lugar de la otra persona y respira profundo, no le des oportunidades al mal humor de arruinar tu viaje.

couple-731890_1920

La lujuria
Qué podemos decir, México es un país tropical y como tal, tanto la gente que lo visita como la gente que lo habita es sexosa por el hecho de experimentar una primavera constante. Aquí tan solo hay que disfrutar esas oportunidades pasionales que se presenten, pero no dejar que sea el único motivo de nuestro viaje y no porque tenga algo de malo la lujuria desenfrenada, sino porque andar de “ligador” puede hacernos perder mucho de lo que tiene México para ofrecer, además que puedes gastarte todo tu presupuesto en esas “conquistas” y experimentar soledad y desesperación cuando éstas no se logren. Por otra parte existen muchas otras mejores formas de ligar que el viaje independiente, de cualquier manera disfruta la conquista, pero disfruta también el viaje.

taco-438540_1920

La gula
Podríamos decir que es uno de los pecados favoritos en México y es que no se puede negar que los mexicanos somos adictos al sabor y por eso nuestra gastronomía es tan variada como exquisita, pero un viaje no se limita solo a comer (salvo que ese sea tu objetivo de viaje). Recuerda que en un viaje independiente el presupuesto debe alcanzar para todo, no solo para los atracones de comida (también se incluye la bebida). Es importante conocer y disfrutar la gastronomía de cada una de las regiones de México, pero no significa que debas mezclar todos los platillos. Conoce tus límites porque tus límites porque la gula desordenada puede hacer que pagues un precio muy alto durante tu viaje y más si eres un viajero extranjero que no está acostumbrado al condimento mexicano.

woman-918981_1920

La pereza  

Todos los viajes tienen un objetivo y si estás de vacaciones en un resort todo incluido pues adelante hay que echar toda la flojera que se pueda, pero si andas de viajero independiente por territorio mexicano, recorriendo, conociendo y viviendo experiencias nuevas, pues no dejes que la pasividad te gane, espabílate y sal a recorrer el país porque cada segundo que pasas acostado es una experiencia que te estás perdiendo. Siempre es necesario tomar un respiro después de haber caminado tanto en una larga jornada, pero no dejes que ese pretexto te vote en la cama todo el día siguiente porque por algo estás viajando. La pereza en el viaje e dañina, no porque te dirija a algún territorio peligroso, sino porque te amarra a un lugar del que te cuesta mucho salir y te restringe conocer otras perspectivas de la vida. Por cierto tampoco dejes que la pereza te desvíe de tus obligaciones como planificar tu viaje, hacer reservaciones o presupuestar tus gatos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s