El Oro, Estado de México

Visitar la comunidad de El Oro en el Estado de México es un viaje a la época porfiriana en la que los trenes se paseaban de pueblo en pueblo y cuya vida social se generaba en los parques centrales y los mercados.

El Oro se encuentra a unas dos horas y media de la Ciudad de México por la salida a Toluca o tomando un autobús en la terminal de Observatorio. Si vas de mochilazo de fin de semana deberás tener bien definido tu viaje.

Lo principal es que llegues al centro donde puedes pasar al Palacio Municipal con arquitectura estilo Art Nouveau, ahí puedes ingresar y una persona te dará una explicación de su construcción y el bonito mural que se encuentra en la entrada. Ya en la parte superior puedes tomar unas fotos desde alguna de sus torres y donde puedes observar a unas calles el Teatro Juárez. Precisamente saliendo del Palacio dirígete al Teatro Juárez al cual también te dejan ingresar para que le tomes foto a su interior considerado el único teatro con características de foro isabelino en el país, al mismo tiempo, el teatro es una muestra de la arquitectura francesa que tanta influencia tuvo en México a principios del siglo pasado. Fue inaugurado en 1907 y al ingresar puedes imaginarte a Porfirio Díaz sentado en primera fila.

Si ya hace hambre pasa a comer al mercado que está a unos pasos del teatro y después dirígete al Museo de la Minería del Estado de México. Hay que recordar que El Oro es una comunidad que durante muchos años vivió de esa actividad. De hecho se fundó en el siglo XVIII a partir de la explotación de diferentes minas a su alrededor como El Consuelo, La Esperanza y La Providencia. Al salir del museo una buena opción es visitar la Presa Brockman que se encuentra a unos 15 minutos en taxi, el cual te cobra unos 25 pesos, o si tienes suerte a veces ponen un tranvía que te lleva a conocer toda la zona. En la presa además de tomar hermosas fotos, puedes rentar una lanchita para dar un paseo relajante.

Si ya te dio hambre otra vez lánzate al Vagón Express Minero, donde puedes comer como en la época de los trenes. Y ya que estás otra vez por el centro date una vuelta por el Centro Artesanal donde podrás comprar muchos souvenirs a diferentes precios y ahí mismo te ofrecerán una bebida llamada “chiva”, que es un licor a base de anís y yerbas locales, la cual te servirá para curarte de espanto (o eso es lo que te dicen). A partir de aquí la imaginación y el tiempo son los límites porque en sus alrededores se encuentran haciendas, balnearios, museos y muchos sitios interesantes.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s