Hitchhike al otro mundo

Hitchhike al otro mundo

trailerViajar de ride en la actualidad es un tanto peligroso, no solo para quién lo pide, sino para quién lo da. Es imposible saber con quién te subes en el carro, pero el conductor tampoco puede saber a quién le está prestando ayuda. Por esta razón ya hay algunas ciudades como Nueva York y Vancouver donde está prohibido pedir aventón.

Esto lo sabía Edgar quién ya incluso había escuchado muchas advertencias acerca de las carreteras del Estado de México, las cuales tienen numerosos peligros para quien viaje en aventón. Ya sea por el frío, la inseguridad, la neblina o las “extrañas leyendas” que se cuentan entre los viajeros. Sin embargo esto no iba a detenerlo, pues él siempre había querido llegar al D.F. a través de puros aventones.

Llegó a una estación de gasolina a las 5 de la tarde en espera de un conductor confiable que lo llevara a la Ciudad de México. Para las 11 de la noche no había encontrado a nadie. Media hora después llegó Camilo, un trailero con 18 años de experiencia, pero que siempre tuvo problemas para establecer relaciones sociales, tal vez provocado por una enorme cicatriz que dividía su cara en dos, lo que a su vez causaba que la gente lo viera con desconfianza. Edgar lo observó desde lejos y finalmente se atrevió a pedirle el ride. Camilo lo observó con su mirada penetrante y accedió con una mueca.

A los 30 minutos de viaje Camilo le dice a Edgar -No voltees a la ventana- Edgar un tanto extrañado pregunta: ¿Qué pasa, todo bien? Y camilo contesta: hay un par de pequeños pies colgando de mi ventana. Y efectivamente, el tráiler iba a unos 90 km por hora y a pesar de eso Edgar alcanzó a mirar de reojo como dos pequeños piececitos se iban columpiando junto a la ventana de Camilo. En su mente Edgar se preguntaba ¿cómo debe reaccionar un ateo a este tipo de situaciones?.. ¿rezando?

El fenómeno duró alrededor de 5 minutos y de repente los pies ya no estaban ahí.

Camilo empezó a platicar las experiencias de otros traileros por ese rumbo, a quienes les han pasado sucesos similares, pero a él nunca le había sucedido nada. En esas estaba cuando de repente un animal se atravesó por su camino. El enfrenón provocó que Edgar se golpeara la frente con el parabrisas de tráiler. A pesar de la presión y el contoneo del monstruoso vehículo Camilo logró controlarlo casi a la perfección. Después del susto bajaron a ver el posible cadáver del animal que habían golpeado, sin embargo lo único que encontraron fue un bonche de pelos de color marrón justo en la abolladura que el impacto causó en la defensa baja del tráiler.

Mientras Camilo revisaba el tráiler en la obscuridad de la fría noche, Edgar comenzó a escuchar unos ruidos extraños que provenían del bosque junto a la carretera. Era una especie de chillido como entre murciélago y delfín, pero más fuertes. De pronto Edgar dejó de escuchar esos ruidos, aunque también dejó de escuchar a Camilo. Comenzó a dar vueltas a rededor de tráiler gritando su nombre, pero Camilo nunca contestó…

Hoy, 8 años después solo se encuentra una cruz en ese lugar… Nunca encontraron a Camilo, solo encontraron el tráiler abandonado con la mercancía de la caja intacta. De Edgar tampoco se supo nada, por ese motivo solo hay una cruz en el lugar, pues nadie se enteró de que en ese tráiler también viajaba un mochilero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s